EV HOUSTON
10 de Agosto /
23 de Agosto
LOCALES

22-10-2015 05:10:03 PM

Carmen María Montiel cuenta la verdad de su dramático matrimonio

María Virginia García / Abraham Puche / EV Houston Newspaper / United States / Foto: Cortesía Carmen María Montiel

Carmen María Montiel resurgió como el Ave Fénix y hoy ayuda a las mujeres víctimas del abuso.
Compartir:
Luego de 25 años de dolor en silencio, humillaciones y de haber sido víctima de la implacable opinión pública, Carmen María Montiel salió airosa como el Ave Fénix y pudo demostrar que la verdad siempre la tuvo de su lado.

Hoy confiesa todo el horror de abusos y violencia doméstica que aguantó en esta entrevista exclusiva para EV Houston Newspaper. Pero como no todo es malo, también cuenta su experiencia como Miss Venezuela 1984 y su labor social en Houston.

¿Cómo cambio tu vida el Miss Venezuela?
Ganar el concurso de Miss Venezuela abrió un mundo de oportunidades para mí, además de hacerme madurar rápidamente ya que tenía 19 años de edad.
Yo estaba en la universidad en el momento estudiando artes, pero justo después de mi regreso de la competición se me dio la oportunidad de trabajar en televisión en un programa matutino llamado "Buenos Días Venezuela". He aprendido mucho acerca de la producción de pequeños paquetes para la televisión y estar frente a la cámara. Al instante me enamoré de esta experiencia, y lo vi como una forma diferente de arte.
Mientras trabajaba con "Buenos Días Venezuela" tuve la oportunidad de estar en otros espectáculos como un reemplazo y más tarde en el programa de la mañana se convirtió en "Complicidades", un formato similar al show "The View". Creo que convertirme en Miss Venezuela cambió mi vida, que me llevó a la profesión que tengo hoy y quiero mucho: el periodismo.

Si tuvieras la oportunidad de participar de nuevo en un concurso de belleza, ¿lo harías?
Yo siempre digo que si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, habría disfrutado más de la experiencia . Yo soy una gran defensora de los concursos y nunca interferiría si cualquiera de mis dos hijas quieren ir por ese camino, pero creo que ese buque ha navegado por mí.

¿Extrañas el reconocimiento que tenías antes?
Cuando eres Miss Venezuela lo eres para toda la vida. A pesar de que no tengo el mismo reconocimiento aquí como tenía en mi país, donde yo era prácticamente una celebridad, todavía soy reconocida por ese título; es una parte de mí.

¿Cómo es la vida de una exreina de belleza?
Puesto que soy periodista y he practicado mi carrera desde hace algún tiempo, mi vida ha estado siempre a la luz pública. A pesar de que ya no soy un locutora, me implico con muchas organizaciones de caridad y eso me lleva de nuevo a la luz pública. Nunca me voy por ahí presentarme como Miss Venezuela, pero de alguna manera la gente sabe. Fuera de la esfera pública, aprecio las partes de mi vida que son normales: pasar tiempo con mis hijos y experimentar los altibajos que la vida trae.

¿Qué te hizo venir a Houston?
Llegué a Houston porque quien hoy es mi exesposo vino a un entrenamiento. Mi hermano Pedro Álvarez había vivido aquí por muchos años.

En Venezuela solías ayudar a muchos hospitales infantiles… ¿Lo sigues haciendo en Houston?
Nunca he dejado de ayudar a la comunidad. Desde que llegué a Houston he estado involucrada en muchas organizaciones que ayudan a niños, mujeres, ancianos, promueven el arte y muchos más. Yo siempre estoy disponible para ayudar.

Cuéntanos qué pasó en tu matrimonio…
Después de una batalla legal de dos años, soy finalmente capaz de compartir mi historia sobre mi matrimonio de 25 años con abuso físico constante. Vengo hacia adelante en este momento, no sólo para compartir mi propia historia personal, también para ayudar a todas las mujeres que están sufriendo en silencio. Para quienes se esconden en sus casas en este momento con ojos negros, huesos y dedos rotos, con demasiado miedo de dejar que alguien sepa  y demasiada vergüenza de irse.

La primera vez que mi marido, el doctor Alex E. Lechín, me dio un puñetazo en el abdomen en 1988, me di cuenta de que había cometido un gran error. Acabábamos de mudarnos a los Estados Unidos desde Venezuela para que pudiera hacer su entrenamiento médico en la Escuela de Medicina Bowman Gray de la Universidad Wake Forest y yo no hablaba una palabra de inglés ni tampoco conocía a un alma. Yo no sabía, a los 21 años de edad, que este fue sólo el comienzo de un ciclo muy oscuro y retorcido de abusos.

Me han amenazado y físicamente forzado a tomar las recetas médicas de elección de mi marido, he sido golpeada y tratada por el mismo médico/marido de manera que nadie se enteraba, incluso he sido estrangulada y Alex, que es neumólogo, me podía examinar y reanimarme.

Alex no quería que me divorciara de él, estaba terriblemente preocupado por su reputación médica y el estado financiero, así que se esforzó mucho para ocultar el abuso de drogas. Él hizo lo que pudo para desacreditarme, para que me sintiera atrapada y seguir casada con él. Nunca tuve la confianza en mí misma para irme. Todo esto, sin embargo, llegó a un fin la noche del vuelo de United International desde Houston a Columbia.

¿Qué pasó en ese viaje? ¿Por qué te absolvieron de las acusaciones?
Me he hecho esa pregunta tantas veces en estos últimos dos años. ¿Cómo una simple petición de una almohada terminó, no sólo en mi arresto, sino también con una acusación? Yo pedí una almohada al asistente de vuelo, Samuel Oliver, y me dijo que United no llevaba mas almohadas. Él me dio una manta que era áspera, así que traté de apoyar mi cabeza en el hombro de mi marido, pero él me dio una bofetada en la cara con su anillo, llamó a la azafata, le dijo que yo estaba molestándolo y pidió que me alejará de él.

Me hicieron cambiar de asiento con mi hija. Mi esposo siguió acosándome y dos pasajeros masculinos me ataron mis brazos como si fuese una criminal. Además, me acusaron de "intimidar a un asistente de vuelo".

Después de una batalla de dos años, fui absuelta de todos los cargos porque el tribunal decidió que el asistente de vuelo, Samuel Oliver, reaccionó de forma exagerada y sacó la situación fuera de proporción. El tribunal entendió que el Sr. Oliver exageró los hechos.

Quedó claro durante el juicio que no hice nada malo. Alex creó toda la situación llamando a la asistente de vuelo en numerosas ocasiones. Los cuatro testigos tenían diferentes testimonios sobre lo que pasó y el capitán no dio autorización a la asistente de vuelo para arrestarme. Al final, el tribunal se puso de mi lado.

Estoy agradecida de que el sistema legal funcionó y que los 12 miembros del jurado vieron que toda esta situación era una mentira.

Aunque esto fue una pesadilla, nada se puede comparar con el abuso físico y mental que el Dr. Lechín, me hizo por más de 25 años de nuestro matrimonio. Además de que fue una vergüenza, también puso una enorme presión sobre toda mi familia.

Fui abusada emocionalmente, psicológicamente, físicamente… hasta el punto de que me dieron medicamentos sin mi conocimiento. Él abuso de mí y de mis hijos… ¡Nos estaba destruyendo! Luché por mi matrimonio y mi familia pero la situación iba a matarnos a todos. El vuelo de United fue el punto de inflexión que necesitaba para poder reaccionar.

Después fui capaz de obtener una orden de protección y una orden de la Corte, sin embargo, todos los días vivo con miedo.

¿Qué va a hacer ahora en esta nueva etapa de vida?
Dedicarme a ayudar a las mujeres víctimas de abusos y enseñar a las jóvenes a reconocer los signos de un abusador potencial desde la primera señal.
 

Más noticias
El asilo es una protección otorgada a aquellos extranjeros que no pueden o quieren volver a su país de origen porque allí se les niega una protección...
21-08-2017 8:29 AM
Según un informe revelado por el Southern Poverty Law Center (SPLC) en Texas operan al menos 55 grupos racistas...
17-08-2017 1:47 PM
El próximo lunes 21 de agosto Estados Unidos será testigo de unmajestuoso eclipse y en Houston será parcial hasta un 66%..
17-08-2017 10:12 AM